La música de Bond

Al inicio de cada película de James Bond sólo hay algo seguro, después del prólogo es tiempo de tomar un respiro para un evento tan importante como la película en sí: Los créditos iníciales de la película apareciendo a medida que la canción oficial de la entrega empieza a sonar.

Cada película de James Bond tiene una versión única de la canción, que será el acompañamiento perfecto a lo largo de la historia. Hasta ahora han sido muchos los estilos y ritmos que se han utilizado en las últimas cinco décadas de Bond, pero tienen la cualidad de hacerse reconocer apenas son escuchadas y esto ha sido uno de los elementos que han consolidado la identidad del espía a lo largo del tiempo. Ninguna de las dos primeras películas de James Bond tuvo una canción oficial en sí, de hecho, el tema compuesto por Monty Norman para Dr. No en el 63 fue utilizado también para From Russia With Love algunos años después. Esto cambió cuando John Barry se involucró y marcó la pauta para hacer de cada entrega de James Bond más que el lanzamiento de una película, sino un fenómeno musical, y está demás decir que valió la pena.

En la era de John Barry hubo muchos momentos destacables, trabajando con algunas de las voces más emblemáticas de la época como Nancy Sinatra con You Only Live Twice, compuesta para la película del mismo nombre en el año 67. La despedida de John Barry como compositor de los temas oficiales de Bond representó el inicio de una época de altibajos en los temas musicales de 007, pero la llegada de David Arnold para componer el tema de Tomorrow Never Dies en el 97 acabó con esto, Arnold intentó replicar la fórmula aplicada por Barry con las primeras entregas de James Bond. Tomorrow Never Dies interpretada por White Knight fue un regreso a lo clásico, grandes orquestas magistralmente dirigidas para lograr melodías épicas que acompañarían al espía en el desarrollo de la película, sin embargo, este tema trajo a flote la necesidad de modernizar la forma en la que se componían los temas, a partir de ahí la musicalización tomó un rumbo más orientado al rock de los setenta, reclutando a Garbage, Jack White y Chris Cornell para los temas que le siguieron.

La llegada de Adele al universo de Bond representó el regreso a la cima en el panorama musical. Adele coescribió e interpretó el tema oficial de Skyfall para la película del mismo nombre en el 2012, logró mezclar a la perfección la melodía épica clásica con el toque nostálgico exacto para lograr una pieza magistral que acompañaría a Bond en sus momentos más vulnerables. Por algo fue la primera canción oficial de James Bond en ser galardonada con un Oscar a la Mejor Canción Original en el 2013. Para Spectre la responsabilidad recae sobre Sam Smith, que apuesta a la melodía tan característica de las canciones anteriores agregando su propio toque personal, Smith ya logró cosechar éxitos con esta pieza, ganando un Globo de Oro por Mejor Canción Original y una nominación a los Premios de la Academia en la misma categoría.